Lo de anoche en San Mamés tenía mucho de cita amorosa, de encuentro pasional que se había demorado veinte años: por un lado, decenas de miles de personas marcadas en su juventud por un puñado de canciones memorables, de esas que se hacen fuertes en el corazón a medida...